Menu

I MAGIÁLOGOS. UNA DIVERTIDA CONJUGACIÓN DE HUMOR E ILUSIONISMO (DIARIO JAÉN)

La prensa se hizo eco del I Magiálogos, celebrado en Café Olé (Mengíbar).

Fran Manzaneda (www.magojaen.es) y Fco. Manuel Bailén (monologuista) hicieron las delicias del público.

Fran Manzaneda hizo las veces de presentador y mago, realizando un par de juegos de magia antes de que empezara el monólogo.

Fco. Manuel Bailén realizó un monólogo cargado de ironía y muy bien estudiado, titulado "La Ley del Apalanque".

Finalmente, Fran Manzaneda cerró el espectáculo con el grueso de su espectáculo de magia de cerca.

La asistencia de público fue ejemplar, traduciéndose en un lleno absoluto. Literalmente, no cabía ni un alfiler.

BE MAGIC!

Leer más ...

DETALLES MÁGICOS QUE TE ALEGRAN EL DÍA Y LA EXISTENCIA

Ayer, durante la actuación en Café Olé (Magiálogos) se me acercó una niña (de unos 4 o 5 años) porque deseaba "conocer al mago".

Lo mejor de todo es que me había hecho un dibujo con la intención de regalármelo, y eso que no la conocía de nada. 

Este tipo de pequeños detalles hacen que tantos años dedicados a la magia adquieran sentido y se vea recompensado tanto esfuerzo.

Seguro que también habéis pasado por momentos emocionantes como el que describo y sabéis apreciar el valor que tienen estos detalles así como la cara que se le queda a uno cuando le pasan estas cosas :-)

Por supuesto, durante el transcurso de la actuación, la invité a que me ayudara en uno de los juegos, brindándole la posibilidad de ser la protagonista durante unos minutos y, devolviéndole, así, un precioso momento que nunca olvidaré (y espero que ella tampoco).

Me gustaría compartir con vosotros el regalo que me hizo la renacuaja. En el dibujo se puede apreciar a un mago, que supuestamente soy yo, y a ella misma.

¡Muchas gracias, enana!

mago jaen dibujo

BE MAGIC!

 

 

 

Leer más ...

ESTUDIOS UNIVERSITARIOS DE MAGIA EN EL REAL CENTRO UNIVERSITARIO MARIA CRISTINA

YA SE PUEDE ESTUDIAR MAGIA EN LA UNIVERSIDAD

¿Hay algo mejor que ser mago? El ilusionismo es un arte que atrapa desde la primera vez que uno lo prueba. Pero se necesitan años, horas de práctica y mucha psicología para dominar la magia y enganchar al público. Ahora se crea una carrera universitaria de Ilusionismo en la que sus alumnos podrán adquirir los conocimientos básicos que todo buen mago debe o necesita saber.

Los estudiantes podrán aprender estas artes en un espacio con más de 120 años de historia. Se trata del Real Centro Universitario María Cristina , situado a pocos metros del Monasterio de El Escorial, que se convierte en el pionero del mundo en la que el mago hace carrera. Durante tres años, los alumnos tendrán clase un fin de semana al mes con unas ocho horas de prácticas que componen el programa universitario Wenceslao Ciuró, nombre con el que se ha bautizado. Los que no tengan aprobada selectividad también podrán participar y obtener así el Certificado Superior de Ilusionismo.

¿Ser o no ser un buen mago?

Una treintena de las mejores varitas nacionales e internacionales participan en este proyecto, como Fernando Arribas, director académico del programa universitario. "Un buen mago necesita saber todas las disciplinas y eso es lo que van a aprender en esta escuela", asegura. Y es que conocer unos cuantos trucos con la baraja y un pañuelo no es magia. "Eso lo sabe hacer cualquiera y perjudica nuestra imagen", afirma Christian Miró, que dará mentalismo y ventriloquia en esta escuela. Para Arribas, "el mago tiene que saber transmitir algo que otros no pueden, sorprender al público y atraerlo hasta el final del espectáculo". Otro de los ingredientes para crear buena magia es el pensamiento lateral, como asegura este ilusionista: "Mientras coges una carta y tu ayudante otra, distraes al público y, al mismo tiempo, tienes que hacerle reír".

Ser versátil y capaz de adaptarse a cualquier situación. Ése sería otro de los principios por los que un mago tiene que regirse. Saber con qué clase de público uno está tratando es uno de los aspectos más complicados. Hay públicos muy exigentes, pero el infantil es el que se encuentra en primer lugar. "Son los más sinceros, pero cuando les atrae el espectáculo, se convierte en un momento muy especial. Lo mejor es que no son escépticos y se creen que nosotros podemos hacer cualquier cosa porque la magia existe de verdad", declara Carlos Adriano, que será profesor de Magia Infantil en este programa universitario. "Lo mejor es ver como los padres se transforman en niños cuando van con sus hijos a ver el show", añade Arribas.

Además de mentalismo, cartomagia y numismagia, entre otras especialidades, los participantes adquieren conocimientos sobre la historia del Ilusionismo o de grandes maestros como el español Juan Tamariz. "Son estas personalidades las que dignifican la profesión y hacen que el público valore más nuestro trabajo", aclara Adriano de este programa universitario.

Ahora esperan con ilusión que llegue el 19 de octubre, fecha en la que comienzan las clases de este programa y la magia invade la universidad por primera vez.

FUENTE: EL MUNDO.ES

Link de la noticia aquí.

Leer más ...

UN JUEGO DE MAGIA PARA TODOS (Artículo del Diario Jaén)

Hola a todos.

Aquí os dejo el último artículo de la serie Magia From Jaén, una serie de artículos dedicados al mundo de la magia y el ilusionismo que han sido publicados durante todo el mes de agosto de 2013 por el periódico local Diario Jaén.

En este último artículo explico cómo realizar un juego de magia. Coge cualquier baraja que tengas a mano y ponte manos a la obra.

¡Espero que lo disfrutéis!

Fecha de publicación en el periódico: 31/08/2013

BE MAGIC!

Como lo más seguro es que os cueste trabajo leerlo desde el documento escaneado, os dejo aquí una transcripción:

Bueno, todo llega a su fin y esta serie de artículos no iba a ser menos.

Espero que os hayan resultado interesantes y haya conseguido mi objetivo, que no era otro que acercar la magia y el ilusionismo a aquellas personas que aún lo desconocen, despertando en la medida de lo posible su interés y curiosidad.

Hay una máxima en el mundo artístico que reza más o menos como sigue: "empezar con algo muy bueno y acabar con algo aún mejor". Es por ello que me gustaría despedir esta sección de Magia From Jaén enseñando un juego de magia a los lectores que pacientemente me habéis aguantado durante este mes de agosto.

Coge cualquier baraja de cartas que tengas a mano y sígue atentamente mis instrucciones. Lee con atención. ¿Preparado?...

 

EL JUEGO DE MAGIA DE LA FELICIDAD

 

Utilizaremos sólo 13 cartas porque el 13 es un número mágico. Estas cartas deben ser numeradas del As al 10 (los palos no importan) o del As al Rey si es baraja española (sin ochos ni nueves) y tres cartas indiferentes más (no importa cuáles sean). El resto de la baraja no lo vamos a utilizar.

 

Ordenamos las cartas en la mesa cara arriba, dejando primero el 10, encima el 9, encima el 8, encima el 7, encima el 6, encima el 5 etc., de manera que la cara de la carta que veremos será la del 1 (o As) y debajo nos habrá quedado el 10 como última carta. Este orden, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10, tiene una evidente armonía y por tanto, va a simbolizar nuestro estado de felicidad. Recogemos este paquete de la mesa y le damos la vuelta para ponerlo cara abajo en nuestras manos. Ahora vamos a romper nuestro estado de felicidad. Lo siento por todos vosotros, la vida no es fácil.

 

Imaginad que llegan 3 sucesos malos, negativos, a nuestra vida, representados por las 3 cartas indiferentes. Intercalamos esas 3 cartas cara arriba en los lugares que queráis, entre las 10 que tenemos en orden.

 

Dejamos el paquete en la mesa, con sus dorsos cara arriba (excepto las 3 cartas "negativas", que tendrán los dorsos cara abajo). Cortamos y completamos el corte. Otra vez. Y otra más. El último corte es optativo. El que quiera cortar que corte y el que no, que no corte. Al libre albedrío.

 

Ahora ya está un poco desordenado. Este desorden lo ha producido la vida, la realidad, el azar. Supone un desorden en nuestro estado de felicidad y aún lo vamos a desequilibrar más.

 

Vamos a coger el paquete de 13 cartas en la mano, siempre cara abajo (salvo las 3 cartas "negativas" que están cara arriba intercaladas) y vamos a hacer encima de la mesa dos paquetitos de la siguiente manera: la carta de arriba, sin voltearla, la ponemos a la izquierda y la siguiente a la derecha, al lado de la anterior. La siguiente, siempre de arriba, la ponemos encima de la primera, la de la izquierda, la siguiente sobre la de la derecha, la siguiente sobre la de la izquierda, y así hemos formado dos paquetitos de cartas una a una. En un paquetito habrá más cartas. No importa.

 

A continuación, hemos de juntar los paquetitos en el orden que queramos. Quien quiera puede poner el de la derecha sobre el de la izquierda o el de la izquierda sobre el de la derecha. Esto depende de las orientaciones políticas de cada uno.

 

Ahora, cortamos y completamos. Más desorden y más desequilibrio.

 

Ahora hacemos tres paquetitos, así: la primera a la izquierda, la siguiente a la derecha, la siguiente más a la derecha y así, hasta que echemos todas las cartas. O sea: izquierda, centro, derecha, izquierda, centro, derecha, y así sucesivamente. La última quedará sobre el montón de la izquierda.

 

Juntad los paquetes ahora así: coged el montón de la izquierda y ponedlo sobre el central y ambos juntos sobre el de la derecha.
Cortad y completad. Ahora lo hacemos una vez más pero con dos montones solamente como antes. Juntamos los dos paquetitos en el orden que queramos. Cortamos y completamos. Menudo caos, ¿verdad? Y es que la vida no es un camino de rosas.

 

Vamos a retirar ahora los malos sucesos de nuestra vida, o sea, las 3 cartas que están cara arriba. Extraedlas sin desordenar el resto y ponedlas aparte, lejos de vosotros (así alejamos los malos momentos y nos centramos sólo en los buenos).

 

Ahora recogemos el paquete de cartas y le damos la vuelta cara arriba para mirar el número de la carta que nos ha quedado debajo del paquete. Yo tengo el 7, tú tendrás otro, otra persona tendrá otro, etc. Cada uno tendrá una carta de valor distinto porque se ha cortado y mezclado varias veces, siempre a vuestro antojo.

 

En las manos, voltead otra vez el paquete cara abajo y vamos a pasar tantas cartas de arriba abajo como el valor de la carta que hemos visto. Es decir, yo que tengo un 7, paso las 7 cartas de arriba abajo. Se pueden pasar de una en una o todas juntas. Quien tenga un 4, pasa 4 cartas. Quien tenga un 2, pues 2. Este es el ritual mágico de la felicidad.

 

Ahora, preguntad a alguien que tengáis cerca: ¿qué parte del paquete prefieres, la de arriba o la de abajo?... Si te dicen "la de abajo", cogemos la carta de abajo y la pasamos arriba.

 

Resumiendo, las cartas mostraban al principio un estado de equilibrio, de felicidad, y de armonía: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10. Pero luego, las hemos desordenado, uno ha cortado más, otro menos, otro ha mezclado más, etc.

 

Vamos a ver qué sale de todo este desorden. Dejadme que mire yo primero. Me pongo nervioso porque mi felicidad futura depende de este mismo instante. Vosotros no miréis porque da mala suerte y os pueden suceder cosas terribles en un futuro.

 

Yo voy a voltear: Tengo debajo el As, la siguiente el 2, luego el 3, el 4, el 5, el 6, el 7, el 8, el 9 y iel 10! ¡He conseguido mi estado de armonía y felicidad!.

 

Ahora mirad vosotros. ¿Qué tal? ¿Se cruzó la magia en vuestro camino?...

 

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS