Menu

ESTUDIOS UNIVERSITARIOS DE MAGIA EN EL REAL CENTRO UNIVERSITARIO MARIA CRISTINA

Fran Manzaneda en una ponencia de magia en la UJA Fran Manzaneda en una ponencia de magia en la UJA Fran Manzaneda

YA SE PUEDE ESTUDIAR MAGIA EN LA UNIVERSIDAD

¿Hay algo mejor que ser mago? El ilusionismo es un arte que atrapa desde la primera vez que uno lo prueba. Pero se necesitan años, horas de práctica y mucha psicología para dominar la magia y enganchar al público. Ahora se crea una carrera universitaria de Ilusionismo en la que sus alumnos podrán adquirir los conocimientos básicos que todo buen mago debe o necesita saber.

Los estudiantes podrán aprender estas artes en un espacio con más de 120 años de historia. Se trata del Real Centro Universitario María Cristina , situado a pocos metros del Monasterio de El Escorial, que se convierte en el pionero del mundo en la que el mago hace carrera. Durante tres años, los alumnos tendrán clase un fin de semana al mes con unas ocho horas de prácticas que componen el programa universitario Wenceslao Ciuró, nombre con el que se ha bautizado. Los que no tengan aprobada selectividad también podrán participar y obtener así el Certificado Superior de Ilusionismo.

¿Ser o no ser un buen mago?

Una treintena de las mejores varitas nacionales e internacionales participan en este proyecto, como Fernando Arribas, director académico del programa universitario. "Un buen mago necesita saber todas las disciplinas y eso es lo que van a aprender en esta escuela", asegura. Y es que conocer unos cuantos trucos con la baraja y un pañuelo no es magia. "Eso lo sabe hacer cualquiera y perjudica nuestra imagen", afirma Christian Miró, que dará mentalismo y ventriloquia en esta escuela. Para Arribas, "el mago tiene que saber transmitir algo que otros no pueden, sorprender al público y atraerlo hasta el final del espectáculo". Otro de los ingredientes para crear buena magia es el pensamiento lateral, como asegura este ilusionista: "Mientras coges una carta y tu ayudante otra, distraes al público y, al mismo tiempo, tienes que hacerle reír".

Ser versátil y capaz de adaptarse a cualquier situación. Ése sería otro de los principios por los que un mago tiene que regirse. Saber con qué clase de público uno está tratando es uno de los aspectos más complicados. Hay públicos muy exigentes, pero el infantil es el que se encuentra en primer lugar. "Son los más sinceros, pero cuando les atrae el espectáculo, se convierte en un momento muy especial. Lo mejor es que no son escépticos y se creen que nosotros podemos hacer cualquier cosa porque la magia existe de verdad", declara Carlos Adriano, que será profesor de Magia Infantil en este programa universitario. "Lo mejor es ver como los padres se transforman en niños cuando van con sus hijos a ver el show", añade Arribas.

Además de mentalismo, cartomagia y numismagia, entre otras especialidades, los participantes adquieren conocimientos sobre la historia del Ilusionismo o de grandes maestros como el español Juan Tamariz. "Son estas personalidades las que dignifican la profesión y hacen que el público valore más nuestro trabajo", aclara Adriano de este programa universitario.

Ahora esperan con ilusión que llegue el 19 de octubre, fecha en la que comienzan las clases de este programa y la magia invade la universidad por primera vez.

FUENTE: EL MUNDO.ES

Link de la noticia aquí.

Modificado por última vez enSábado, 07 Septiembre 2013 09:56

355 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba