Menu

EL "SONATA" DE JUAN TAMARÍZ

El "Sonata" de Juan Tamaríz

Parece que fue ayer. Sí, parece que fue ayer cuando, sentado frente al televisor, una melodía captaba mi atención. El "Un, Dos, Tres" estaba a punto de empezar. Y captaba mi atención porque sabía que en ese programa aparecía, nunca mejor dicho, Juan Tamaríz.

Tamaríz sale a escena con una pequeña bolsa de tela negra. Llama a dos espectadores para que le ayuden y muestra la bolsa por fuera y por dentro. Los espectadores examinan la bolsa. Tamaríz la retuerce y la golpea contra uno de los espectadores. Risas. De repente, un huevo aparece dentro de la bolsa. Las risas se convierten en asombro. Acto seguido, el huevo desaparece. Más asombro, más magia. Los espectadores sujetan a Tamaríz por las muñecas. No puede hacer ningún movimiento sospechoso. Silencio, suspense. Sin embargo, el huevo vuelve a aparecer. ¡Chan ta ta chán!. Fin. Y principio de una afición. Sin darme cuenta, había nacido en mí en la magia, la ilusión, la prestidigitación, la cartomagia, la numismagia, la magia de salón, la magia de cerca, las grandes ilusiones, las actuaciones, las tiendas de magia, los congresos, las barajas Fournier, la bola Okito, el bastón aparición, el hilo roto y recompuesto, los libros de Tamaríz, las reuniones de magos en el San Fernando, en el Osuna, las cintas de magia VHS, y una obsesión, aprender el juego de la bolsa y el huevo.

Parece que fue ayer cuando con 12 años visitábamos la casa de Jose Blas, Avenida de Arjona abajo. Sixto y yo, dos colegiales fascinados por la magia de Juan Tamaríz y otros magos de la época, visitábamos con asiduidad la casa de un enfermero, aficionado también a la magia, cada vez que sus padres les dejaban. Lo primero es estudiar, me decían, y me decía también Jose Blas. Yo me metía en mi cuarto haciendo como que estudiaba. Perdón, claro que estudiaba, pero no lo que "tenía" que estudiar en ese momento. Devoraba los libros de magia que aquel enfermero me prestaba a cambio de sacar buenas notas en el colegio. Recuerdo cómo devoré el "Sonata" de Juan Tamaríz en un par de horas, a escondidas. Apenas distinguía una carta española de una francesa pero eso daba igual, sabía que estaba leyendo algo secreto y mágico. ¡Como si leyendo aquello fuera a ser capaz de hacer lo que hacía Tamaríz!.

Aún recuerdo cómo torturaba a mis padres, abuelos y hermana con mis juegos de magia recién aprendidos. "Mira, este es nuevo. ¿Te lo hago?". Ellos, condescendientes, dejaban lo que estuvieran haciendo para prestarme toda su atención.  Prometo devolverles ese tiempo robado algún día.

Más tarde vendría mi primer congreso de magia. Fue en Motril, donde pude conocer y fotografiarme con Anthony Blake, un tipo misterioso que adivinaba la cantidad de monedas que guardaba un espectador en su bolsillo. Después fue Tomelloso, año 1992. Luego vendrían las actuaciones del Mago Migue y una jovencísima Inés en Granada (sí, la que salía en el programa "Nada x Aquí"). Actualmente me gusta asistir al Congreso de Almussafes

Por el camino he ido conociendo magos extraordinarios, conocidos y menos conocidos, pero todos con un denominador común: la pasión por la magia. Es casi como un estado febril, delirante, psicopatológico. Ya es tarde, sé que no tengo cura.

Parece que fue ayer cuando daba mi primera actuación en el colegio Agustín Serrano de Haro. "Manzaneda, ¿quieres actuar?. Después del baile te toca a tí". Y allí me ví, en lo alto de un tablón rodeado de chiquillos y padres que pensarían "a ver qué va a hacer el chiquillo éste ahora". Pues hice lo que pude. Un pañuelo se transformaba en un bastón, un huevo de plástico se convertía en uno de verdad, aparecían monedas de la nada y las iba echando en una cubitera de latón y como final, adivinaba las palabras que habían escrito varios espectadores en unos papelitos doblados en cuartos. Fin del espectáculo. Con más pena que gloria.

Meses más tarde repetiría experiencia en el colegio Marcelo Spínola. Después, en la Hermanita de los Pobres, en el colegio Ruíz Jiménez, en una gala benéfica de Unicef, en el Telepizza, en distintos pueblos con Radio Cope, en el Mistral, en el Salón Azul (Los Villares), en el antiguo pub One Way, etc.

Como anécdota puedo contar que, una vez acabada una de mis actuaciones, uno de los asistentes se me acercó y me dijo en voz baja y temblorosa "tú tienes poderes, ¿verdad?". En ese momento no supe qué contestar. Si le digo que sí, estaría mintiendo, y si le digo que no, le desilusionaría. ¿Cómo le explicaba que todo era un truco?.  Todavía me cuestiono si no se estaría riendo de mí

Mucho tiempo ha pasado de todo aquello y aún sigo haciendo prácticamente lo mismo. Sigo leyendo libros de magia a escondidas. El "Sonata" sigue siendo uno de mis favoritos. Sigo jugueteando con las monedas y con las cartas (ahora utilizo Bicycle, lo siento por el señor Fournier). Sigo visitando a ese enfermero de vez en cuando para intercambiar conocimientos pero ya no me dice que estudie. Me ha dado por perdido. Y, sobretodo, sigo sin saber cómo hizo Juan Tamaríz el juego de la bolsa y el huevo. Eso no viene en el "Sonata".

BE MAGIC!

mago-jaen-castillo-santa-catalina

 

 

Leer más ...

CURIOSIMAGIAS

CURIOSIMAGIAS

Antes de nada me gustaría destacar que el objetivo primordial de "Magia From Jaén" no es otro que acercar el maravilloso mundo de la magia al profano y despertar el interés por este arte, ya sea como espectador o como mago emergente. Es por esto que los magos que lean esta sección no encontrarán en ella contenido profesional. Hecha esta aclaración, he recolectado una serie de píldoras mágicas que pueden ayudar a conseguir mis pretensiones. Querido lector, lee con atención porque no tienen desperdicio.

1. ¿CÓMO VER MAGIA?:

Puede resultar pretencioso que te explique cómo debes ver un show de magia.

Sin embargo, creo que puede resultar de ayuda para que incrementes tu nivel de satisfacción.

En primer lugar, un mago no es un tipo que intenta engañarte ni ponerte a prueba. Del engaño a la ilusión hay un abismo. Así pues, un mago intenta ilusionarte aunque bien es cierto que todo juego de magia lleva implícito un reto para el espectador. Juan Tamaríz establece una analogía con el cine. Cuando vemos una película sabemos que el actor que cae abatido en un tiroteo no muere de verdad. Sabemos que la sangre que brota de su pecho no es real. Aun así, no nos pasamos la película entera intentando descubrir qué sustancia utilizan para simular la sangre. Esta actitud nos impediría disfrutar de la película. En un show de magia ocurre algo similar. No estoy diciendo que el espectador no se pregunte cómo ha podido hacer el mago el juego pero si se ofusca en descubrir el secreto no disfrutará del mismo. Así pues, déjate llevar por lo que ven tus ojos y entrégate a la ilusión. Tu mente te lo agradecerá

2. ¿POR QUÉ LOS MAGOS NO REVELAN SUS TRUCOS?:

No, no existe de por medio ningún juramento de sangre ni nada por el estilo (siento desilusionarte, querido lector).

Un verdadero mago jamás te revelará un efecto. Y no porque aquel sea soberbio o egoísta, sino todo lo contrario: él sabe que la verdad detrás del efecto seguramente te decepcionará, y que muy pocas experiencias son tan únicas como sentir que algo mágico, que no tiene explicación, está ocurriendo frente a tus ojos. Por esa razón, un mago que te revele sus secretos, solo haría que pierdas esa maravillosa posibilidad de ser ilusionado.

No te confundas, aquel que realice magia y luego la revele, sean cuales sean sus argumentos, será de todo menos un verdadero mago

3. ¿CÓMO PUEDO APRENDER MAGIA?:

Da igual la edad que tengas. Cualquier persona con un mínimo de interés puede aprender a realizar juegos de magia. Esto es de perogrullo, ya sabéis que existen las cajas de magia Borrás. Sin embargo, hay una gran diferencia entre aprender juegos de magia y aprender a realizar magia. Si estás interesado en realizar magia te propongo que te pongas en contacto con el Círculo Mágico Jiennense (puedes contactar conmigo por teléfono o por medio de mi página web). También existen escuelas de magia en diversas ciudades de España. En Jaén, concretamente, se ha puesto en marcha hace poco la escuela "Doblefondo Magic School".

La magia es una disciplina que exige sacrificio y constancia, como cualquier otra. Sin embargo, ese camino de aprendizaje estará lleno de ilusión, amistad, satisfacción... ¡Qué bonito!. Eso sí, para llegar a ser un mago destacado hay que dedicarle todo el tiempo posible, y además entran en juego otros factores que no podremos controlar.

4. BENEFICIOS DE APRENDER MAGIA:

Son muchos los beneficios que te puede aportar aprender magia:

- En primer lugar, resulta ideal para gente con problemas de timidez. Tarde o temprano tendrás que interactuar con público, dirigirte a varias personas a la vez, hablar con seguridad, etc.

- Aprender magia fomenta la lectura, y por consiguiente la atención, la comprensión, el espíritu crítico, etc. No hay nada mejor para iniciarse que un buen libro de magia.

- También desarrollaremos nuestra memoria. Realizar un juego de magia implica seguir un procedimiento que tendrás que memorizar y luego automatizar.

 - Aprender magia fomenta la creatividad. Un juego de magia se compone de una vida interna (técnicas, habilidad, destreza, etc.) y una vida externa (qué queremos transmitir, qué vamos a contar al público, cuál va a ser nuestro relato, etc.) Por ello, si queremos ser diferentes e impresionar a los espectadores, deberemos esforzarnos por conseguir que la vida externa del juego sea original, inventando historias, charlas y relatos (en magia esto se llama "presentación").

- Al hacer magia estarás favoreciendo tu capacidad de improvisación. Muchas veces nos ocurre a los magos que tenemos que tomar caminos alternativos cuando un juego falla. Ah, ¿pero los juegos os fallan?. Shhhhh...

Podría estar citando beneficios del aprendizaje de la magia durante días, pero el espacio es limitado y no puedo extenderme más.

5. LLEGAR A LA PERFECCIÓN:

Una de las cosas que la gente sabe de los magos, es que necesitan ensayar mucho. Pero lo que la gente no sabe, es que una rutina de no más de 5 minutos, antes de ser presentada al público, puede necesitar meses y hasta años de ensayo. Y la cosa no termina ahí, porque seguramente luego de ser presentada, la misma seguirá mutando y evolucionando con cada presentación, a lo largo de toda la vida del ilusionista. Sí, puede llevar toda una vida lograr que una rutina de magia alcance el nivel óptimo que los buenos magos buscan. 

6. ¿ES LA RAPIDEZ DE MANOS UN FACTOR IMPORTANTE?:

La mayoría de las personas asocian a los magos con la velocidad de manos. ¿Qué es más rápido, el ojo o la mano?, se acostumbra a bromear. Sin embargo, la realidad demuestra que la verdadera competencia no es entre el ojo y la mano, sino entre la mano y el cerebro. Y lamento desilusionarlos, pero el cerebro gana en la mayoría de los casos. Un gran porcentaje de la labor mágica radica en trabajar la estructura de cada efecto en base a la psicología de las personas.

7. PARA FINALIZAR:

Cuando me veas realizar un juego de magia reflexiona sobre todas estas cosas que has leído. Y en especial piensa en el punto 3: ¿quién nos dice que quien está leyendo estas líneas no sea un gran mago en potencia?.

 BE MAGIC!

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS